SmartLaw: Attorney and Lawyer Referral Service. Divorce, bankruptcy, criminal, accident, business
SmartLaw.org
Home
 
The Los Angeles County Bar Association Lawyer Referral and Information Service, the largest and oldest such service in the United States, has hundreds of pre-screened, qualified and insured lawyers in the Los Angeles area who can help you with your legal issues. Contact us now and our courteous, professionally trained staff will help you connect you with the right lawyer. The LRIS is a nonprofit public service of LACBA.

#322 Garantías de los productos (PT. 2)

mp3 322 Garantías de los productos que usted compra, Parte 2 (mp3 file)

Muchos minoristas ofrecen contratos de servicio para complementar o extender una garantía escrita si usted paga una pequeña cuota mensual o anual. Los contratos de servicio no son garantías, son contratos hechos con el minorista o un tercero, como una compañía de servicio. El minorista, no el fabricante, promete reparar y darle servicio al producto. El mantenimiento de rutina, normalmente excluido de garantías escritas, es requerido a menudo por contratos de servicio.

Por ejemplo, cuando la garantía de su lavadora está a punto de expirar, el vendedor podría preguntarle si desea comprar un contrato de servicio. O usted podría ser exhortado a comprar un contrato de servicio. Por una cuota básica anual o mensual, usted podría hacer que un mecánico repare cualquier problema de su lavadora.

Esencialmente, sus pagos mensuales o anuales promedian el costo aproximado de una reparación para los compradores de productos. El costo varía, dependiendo del tipo de artículo cubierto por el contrato, y el alcance del servicio prometido. La ley exige que las condiciones de los contratos de servicio sean explicadas en lenguaje sencillo.

Con un producto nuevo usted normalmente recibe una garantía escrita y garantías implícitas. Así que, compare cuidadosamente las garantías y el contrato de servicio para ver cuánto realmente agrega el contrato de servicio.

Hay dos garantías básicas: expresa e implícita. Garantías expresas son generalmente escritas, y consisten en declaraciones que hace el fabricante o vendedor. Las garantías implícitas son creadas por la ley, y dependen menos de lo que dice el fabricante o vendedor.

Publicidad, folletos de venta, etiquetas descriptivas, manuales de instrucción, y las declaraciones y promesas orales o escritas que acompañan la venta a menudo crearán garantías exigibles contra la parte que las ha hecho.

            Para ser exigible como una garantía expresa, una declaración acerca del producto debe estar relacionada con la venta del mismo. Aunque algunos fabricantes y vendedores sostienen que no se hicieron garantías expresas excepto aquellas incluidas en la garantía escrita, las cortes generalmente rechazan esos argumentos si la contradicción de estos se hace de manera persuasiva.

La ley de California contempla una garantía especial no escrita, llamada “garantía implícita de comerciabilidad” o “garantía implícita de buena condición”, en casi todas las ventas en las cuales se da una garantía escrita, y también en la mayoría de las otras ventas. La garantía implícita de propiedad es básicamente una promesa implícita de la ley por parte del fabricante y el comerciante, de que el producto sirve para los propósitos normales.

La garantía escrita podría cubrir solamente ciertas partes del producto y ciertos tipos de defectos, y sus protecciones podrían estar limitadas a ciertos períodos de tiempo. La garantía implícita, sin embargo, se aplica al producto entero y a todos los defectos materiales durante un tiempo razonable. En las ventas, donde la garantía escrita le ofrece una cobertura limitada, la garantía implícita normalmente llena la brecha necesaria, y le garantiza que el producto, en general, sirve para los propósitos requeridos. Algunas veces, la garantía implícita del Código Comercial de California estipula una solución cuando la garantía escrita ha expirado.

De acuerdo con la Ley Song Beverly de California, virtualmente todos los productos nuevos que son vendidos tienen una garantía implícita de buena condición. Esto quiere decir que tanto el fabricante como el vendedor deben presentar un producto capaz de ser usado para el propósito requerido. En otras palabras, una tostadora debe tostar el pan, y una secadora debe secar la ropa.

Si un producto es instalado o reparado por una compañía de reparaciones, de instalación o de servicio del producto, la empresa deber ofrecer servicio al producto de acuerdo a su capacidad, Esta obligación es muy parecida a la garantía implícita, y está presente en cada transacción. No depende de lo que dice el contrato escrito, si es que hay uno.

Una garantía implícita de calidad y buenas condiciones también está presente en la venta de nuevas viviendas y mejoras residenciales. Por lo tanto, todos los productos nuevos, nuevas construcciones, mejoras, instalación, servicio y reparación, deben satisfacer ciertos estándares mínimos legales de calidad y buenas condiciones.

La duración de la garantía implícita depende del tipo de producto y la circunstancia de la venta. Cuando el producto viene acompañado por una garantía escrita, la duración de la garantía implícita es la misma que la duración de la garantía escrita, pero, generalmente, no menos de 60 días, ni más de un año. Si no hay garantía escrita, la implícita dura un año. Durante el período cuando un producto, vendido por 50 dólares o más, es reparado, la duración de la garantía implícita es extendida.

Si el producto tiene un defecto en el momento de su venta, pero no es descubierto hasta mucho mas tarde, una garantía implícita de buenas condiciones del Código Comercial, podría estar disponible, pero tal vez sea necesario consultar con un abogado para hacerla cumplir.

La garantía implícita de calidad y buena condición no se aplica a los alimentos, cuidado personal o productos de limpieza. Ahora, si el producto o sus instrucciones para el uso tienen defectos y resultan en lesiones personales, otra ley podría proveer una solución. En ese caso, debe consultarse un abogado.

La garantía implícita de buena condición tampoco se aplica a la venta de ropa, interior o exterior, zapatos y accesorios tejidos, de hilo, fibra, cuero, o materiales similares.

Ahora bien, si la ropa viene acompañada por una garantía escrita, y no se conforma a lo que dice dicha garantía, puede ser devuelta al fabricante, o al comerciante (si lo especifica la garantía), en el tiempo especificado de la garantía, que normalmente es de 30 días.

Aunque las garantías implícitas son creadas por la ley, las obligaciones que se desprenden de la garantía escrita del fabricante son aquellas que el propio fabricante ha aceptado asumir. Usted normalmente va a encontrar fabricantes dispuestos y preparados para  cumplir esas obligaciones mencionadas en la garantía escrita. En vista de que la ley de California contempla que los garantes deben establecer facilidades y procedimientos para poder cumplir con sus garantías escritas, usted debe siempre intentar primero seguir los pasos mencionados en la garantía. Si la garantía escrita no contempla la protección adecuada o es engañosa, o si el garante o su representante no cumplen con sus disposiciones, entonces usted puede dar un vistazo a la garantía explícita en busca de ayuda, pero en esos casos usted podría tener que ir a tribunales, para hacer cumplir sus derechos.

Un producto que es perfectamente comerciable podría no satisfacer sus necesidades particulares. Por ejemplo, una cabina que sirve a la mayoría de las camionetas podría ser muy larga para la suya, Si, al hacer la compra, usted buscó y recibió ayuda para determinar qué producto podría satisfacer sus necesidades, usted podría tener derechos contra el vendedor, (u otro individuo de cuyos conocimientos y juicio usted dependió en lugar de los suyos) si el producto no es adecuado. En esas circunstancias, usted cuenta con otra garantía no escrita llamada “garantía implícita de buena condición para un propósito especifico”.

Si el producto no cumple con la garantía de buena condición, o no es como lo describe la publicidad, literatura o garantía, el Código Comercial de California establece que usted puede rechazar y devolver el producto, si actúa inmediatamente al recibirlo o antes de aceptarlo. Si usted ha aceptado el producto, todavía puede cancelar la aceptación y devolverlo si actúa rápidamente, y si el defecto reduce substancialmente el valor que tiene para usted.

En algún punto, mientras mas pronto mejor, usted debe decidir cuál de las dos soluciones básicas prefiere: quedarse con el producto y tratar de recibir dinero por cualquier pérdida o daño, o cancelar la compra, devolver el producto y tratar de recuperar su dinero. En cualquier caso, usted debe notificar al individuo o individuos de su reclamo.

Si el defecto es menor, o tiene una razón especial para quedarse con el producto defectuoso, (ejemplo, un vehículo usado al que usted le ha hecho una reparación que no se refleja en su valor), usted puede quedarse con él y reclamar dinero por daños. Usted podría recuperar dinero por las pérdidas que resulten del incumplimiento de los deberes legales por parte del vendedor, como se determine de una manera razonable. Si el garante no resuelve su reclamo, usted tiene el derecho de demandar en un tribunal de reclamos menores.

Antes de cancelar la compra, usted debe dar al vendedor o fabricante una oportunidad de “resolver” el defecto del producto, haciendo los ajustes necesarios en un periodo razonable de tiempo.

Usted puede devolver un producto defectuoso, solamente si el defecto se desconocía cuando usted lo aceptó, o, si se sabía de él, y el producto fue aceptado debido a las garantías del vendedor de que el mismo sería corregido. Cualquier devolución debe ocurrir en tiempo razonable después que usted descubra el defecto, o después que un comprador razonable haya podido descubrir el defecto.

Si usted devuelve un producto defectuoso,  debe informar al vendedor, preferiblemente por escrito, de las razones por las cuales está devolviéndolo.

 Una copia de su carta también debe ser enviada al fabricante (si el producto fue comprado nuevo), al igual que al banco o compañía de finanzas que financió la compra.

Si la devolución se hizo de manera legal, usted tiene derecho a recuperar el pago inicial y cualquier cuota que haya pagado, además de, en algunos casos, el dinero por gastos imprevistos resultantes del incumplimiento de obligaciones del vendedor. El costo de cualquier reparación o remolque, al igual que el costo del financiamiento, podrían ser recuperables.

Si el vendedor se ha declarado en quiebra o se niega a aceptar sus derechos como comprador, usted podría presentar su reclamo contra la entidad financiera. Lea su contrato de crédito para determinar si tiene ese derecho.

Si usted acepta un producto defectuoso y no tiene el derecho legal de devolverlo (por ejemplo debido a una demora), usted podría recurrir a otras soluciones. Por ejemplo, usted podría quedarse con el producto y presentar un reclamo por pérdidas en un tribunal. Usted tendrá que demostrar la existencia de la garantía, que el producto tiene un defecto, y que el defecto es causante de las pérdidas que usted reclama.

El comprador de un producto defectuoso puede recurrir a cualquiera de las leyes mencionadas anteriormente para ir a un tribunal y lograr un fallo a su favor por dinero en daños, u otro tipo de ayuda, como la cancelación, debido a que el garante no ha respetado la garantía, el contrato de servicio o la garantía implícita.

Una violación de la ley, (por ejemplo no hacer una declaración sencilla y comprensible de sus deberes y derechos), también le da el derecho de recuperar cualquier pérdida resultante de dicha violación.

Modificación de Recursos Legales

La mayoría de los garantes intentará limitar sus recursos para “reemplazar o reparar” solamente. En muchos casos, incluso en las garantías completas, esta limitación es básicamente legal (excepto por daños en el caso de lesiones personales). Al mismo tiempo, existen varias restricciones en el poder del garante de limitar sus recursos legales. Por ejemplo, el recurso que el garante ofrece en su garantía escrita podría no proveer una solución para usted. En esa circunstancia, usted podría disponer de todos los recursos mencionados, incluso el derecho a recibir el dinero que pagó, y/o reclamar daños por todas las pérdidas que ha sufrido debido al defecto.

La información anterior fue tomada de publicaciones del Departamento de Asuntos del Consumidor de California. Usted puede encontrar Información sobre garantías y sobre asuntos de interés para el consumidor en la página Web www.dca.ca.gov.

 

Back to Top

() -

 
 

Find a lawyer outside of California.