SmartLaw: Attorney and Lawyer Referral Service. Divorce, bankruptcy, criminal, accident, business
SmartLaw.org
Home
 
The Los Angeles County Bar Association Lawyer Referral and Information Service, the largest and oldest such service in the United States, has hundreds of pre-screened, qualified and insured lawyers in the Los Angeles area who can help you with your legal issues. Contact us now and our courteous, professionally trained staff will help you connect you with the right lawyer. The LRIS is a nonprofit public service of LACBA.

#343 Derechos de los consumidores: Gimnasios y otras membresías

mp3 343 Membresías en gimnasios y Spas (mp3 file)


Mucha gente ahora se está uniendo a gimnasios y Spas para mejorar la apariencia de sus cuerpos y su salud en general. En la mayoría de las comunidades, existe una variedad de gimnasios entre los cuales se puede escoger, cada uno ofreciendo su propio conjunto de equipo y servicios. El ir en busca del gimnasio apropiado para suplir sus necesidades individuales es muy importante para poder obtener el máximo beneficio de su membresía. Si bien la mayoría de los gimnasios tienen buena reputación, algunos californianos han aprendido que no todos son lo mejor para su salud.

La industria de gimnasios privados es altamente competitiva y muchos han cerrado o se han declarado en bancarrota. Esto se debe a mala administración, servicios demasiado baratos, edificios demasiado lujosos y, de vez en cuando, fraude.

Cuando un gimnasio cierra, sus miembros quedan sin un lugar donde ir a hacer ejercicios, después de haber pagado considerables cantidades por su membresía. Y en los gimnasios que no cierran los miembros pueden desilusionarse con la instalación, si el gimnasio se llena demasiado, no es debidamente mantenido o no cuenta con suficiente personal.

He aquí un poco de información sobre las membresías de gimnasios en California:

Antes de unirse a un gimnasio, decida el tipo de programa de ejercicios que usted quiere y considere si realmente necesita unirse a un gimnasio privado. La YMCA o YWCA, la universidad de la comunidad o programas de parques y recreación pueden también ofrecerle clases de ejercicios físicos que pueden suplir sus necesidades de manera mucho más barata. Esos lugares cuentan con piscinas, y ofrecen una gran variedad de clases, incluyendo ejercicios, gimnasia y natación.

- Identifique qué gimnasios están ubicados de manera conveniente para usted (por ejemplo, cerca de su trabajo o cerca de su hogar). Si usted tiene que manejar 15 millas para llegar a ser gimnasio, ¿cree que irá con igual frecuencia?

- Visite el gimnasio antes de firmar un contrato.

- Revise las instalaciones del gimnasio cuidadosamente. Pregunte si puede ir a una clase de ejercicios o tratar el equipo (bajo la supervisión de alguien, por supuesto).

- ¿Está usted satisfecho con la limpieza y la condición del equipo en el gimnasio?

- Pregunte si el gimnasio contrata instructores capacitados. Si es así, ¿cuáles son sus calificaciones? ¿Hay instructores disponibles?

- Averigüe sobre la reputación del gimnasio. Pregunte a miembros qué tal les gusta el gimnasio. Consideré contactar a la oficina local del Better Business o la Oficina de Asuntos del Consumidor para averiguar si existen quejas que se hayan formulado ante esas agencias.

- Pregunte sobre las reglas y regulaciones del gimnasio y obtenga una copia de ellas, si están disponibles. ¿Le parecen razonables de esas regulaciones?

- Pregunte sobre los servicios especiales que se ofrecen. Por ejemplo, ¿hay disponible cuidado de niños?

- Es aconsejable conversar sobre el programa de ejercicios que anticipa con su médico, antes de firmar un contrato con el gimnasio.

- Pregunte si el gimnasio cierra en algún momento durante el año por razones de mantenimiento. Si es así, asegúrese que su contrato se extiende durante el mismo periodo en que usted no puede usar el gimnasio.

Analice cuidadosamente los varios planes de membresía disponibles. Considere pagar una tarifa más alta para unirse al gimnasio por un periodo de tiempo más corto, tal vez de mes a mes. Es posible que termine ahorrando dinero seleccionando un plan a corto plazo, en caso de que usted pierda interés en el programa de ejercicios después de varios meses o si el gimnasio decide cerrar sus puertas.

Para estar más tranquilo, averigüe si la empresa se ha alguna vez declarado en bancarrota. Puede averiguar esto contactando la Oficina de Tribunales de Bancarrota de los Estados Unidos (busque en su guía telefónica bajo oficinas del gobierno los Estados Unidos).

Su contrato con el gimnasio tiene que ser por escrito. Antes de firmarlo, léalo y entienda todos sus términos.

No se apresure a firmar el contrato, incluso si el gimnasio le dice que tiene que firmarlo enseguida. Pida una copia para llevársela a su casa y estudiarlo.

Si a usted no le gusta algo en el contrato, no lo firme. Pida al gimnasio si puede cambiar lo que no le gusta. Si el gimnasio no está dispuesto a llevar a cabo el cambio, usted puede aceptar el contrato, o irse a otra parte.

No firme un contrato que tenga espacios en blanco que podrían llenarse más tarde. Asegúrese que cualquier promesa verbal se escribe en el contrato, y ponga sus iniciales, así como las del representante del gimnasio.

Usted debe de recibir una copia del contrato una vez lo haya firmado. El contrato no puede requerir que usted haga pagos por un total de más de $1000 (sin incluir intereses o cobros por financiamiento), y el contrato no puede requerir pagos por más de tres años.

El contrato no puede proveer servicios por más de tres años. Los contratos de por vida o vitalicios, son ilegales. Por supuesto que se permiten renovaciones (más allá del máximo período de tres años), que pueden incluir sus derechos.

Si usted cambia de manera de pensar, puede cancelar el contrato para la medianoche del tercer día laboral después de haber firmado el contrato. Al contar los días no cuenten domingos y días feriados. El contrato debe advertirle que usted tiene derecho a cancelar y dónde tiene que enviar la notificación.

Si usted cancela el contrato debe recibir su reembolso dentro de un plazo de 10 días. El gimnasio, puede hacer una deducción por cualquier servicio que usted haya usado antes de cancelar.

Si usted muere o sufre una discapacidad, ni usted ni sus herederos tienen que pagar el balance del contrato. Si su contrato es cancelado el gimnasio tiene que rembolsar la cantidad que cubre los servicios que usted no ha usado. El contrato tiene incluir una advertencia sobre esos derechos.

Si usted se muda a más de 25 millas de donde se encuentra el gimnasio, y no puede transferir el contrato a una instalación comparable, usted ya no tiene la obligación de seguir haciendo pagos por cualquier servicio que no haya recibido. Si usted ha pagado sus cuotas anticipadas, tiene derecho a un reembolso por el tiempo de servicio que usted no ha usado. Sin embargo, el gimnasio, puede cobrarle una tarifa predeterminada por la cancelación de no más de $100, (o $50, si ya ha expirado la mitad de la vida del contrato). De nuevo, el contrato tiene que indicarle que usted tiene esos derechos.

Cualquier servicio que se promete en el contrato tiene que proveerse dentro de un plazo de seis meses a partir de la fecha en que se firma el contrato. Si el gimnasio no ha abierto todavía cuando usted se une, tiene que abrir sus puertas dentro de un plazo de seis meses después de que usted firma el contrato o de lo contrario usted puede cancelar su membresía.

Un contrato que no cumple con esos requisitos, no puede ejecutarse. Además, si usted puede demostrar ante un tribunal que el contrato que usted firmó violó la ley, usted podría recibir compensación por los honorarios de su abogado, los costos de una demanda y tres veces la cantidad de daños sufridos.

Si el gimnasio no ha abierto todavía, tenga particular precaución antes de unirse como miembro. A veces los gimnasios nuevos cierran poco después de abrir, o nunca abren del todo.

Pregunte qué arreglos financieros se han llevado a cabo para asegurar que el gimnasio a la larga abrirá y permanecerá abierto.

Pregunte cuál es su derecho a reembolso si la empresa cierra sus operaciones. Obtenga esto por escrito si firma un contrato de membresía.

Si usted tiene algún problema, contacte al administrador o propietario del gimnasio.

Si todavía no puede resolver el problema, contacte: su oficina local del Better Business Bureau o:

- Contacte a su agencia local de protección al consumidor (busque en las páginas blancas o amarillas es su directorio telefónico bajo "consumidor").

- También puede contactar el Departamento de Asuntos del Consumidor de California en: 1625 North Market Blvd., Sacramento, California 95834, o llame al teléfono gratis: 1-800-952-5210 –de 10 a.m. a 3 p.m. de los días de semana.

-También puede contactar la oficina del Defensor General de California en: California Department of Justice, Attn: Public Inquiry Unit, P.O. Box 944255, Sacramento, California 94244; o llame al teléfono gratis: 1-800-952-5225.

 

Back to Top

() -

 
 

Find a lawyer outside of California.