SmartLaw: Attorney and Lawyer Referral Service. Divorce, bankruptcy, criminal, accident, business
SmartLaw.org
Home
 
The Los Angeles County Bar Association Lawyer Referral and Information Service, the largest and oldest such service in the United States, has hundreds of pre-screened, qualified and insured lawyers in the Los Angeles area who can help you with your legal issues. Contact us now and our courteous, professionally trained staff will help you connect you with the right lawyer. The LRIS is a nonprofit public service of LACBA.

#412 Reportando abuso o negligencia de menores de edad

mp3 412 Cómo reportar el abuso o la negligencia hacia los niños (mp3 file)


Si usted tiene sospechas razonables de que un niño menor de 18 años ha sido abusado física o sexualmente, o desatendido, hay varios pasos que usted puede dar para ayudar.

En California, usted puede reportar la situación a lo que la ley califica como “Departamento de Protección de la Infancia”, es decir una oficina de alguaciles o de la policía, un departamento de libertad condicional del condado, o una oficina de servicios de protección a la infancia, que aparece en su guía telefónica bajo servicios sociales públicos de su condado.

Los ciudadanos comunes y corrientes no están obligados por ley a informar de presuntos casos de abuso infantil y negligencia, aunque la ley le permite hacer ese tipo de reportes voluntariamente. Si se da una situación como esa, usted puede informar anónimamente, si lo desea.

Sin embargo, la ley de California para reportar los casos de abuso infantil y negligencia requiere que personas en ciertas profesiones reporten sus sospechas de abuso infantil, y esas personas son llamadas “informantes obligados”. Estas personas deben informar sobre el abuso físico y los castigos corporales inadecuados, el descuido físico o la supervisión inadecuada, y el abuso o la explotación sexual.  Ellos también pueden reportar, aunque no están obligados a hacerlo, el abuso emocional y la falta de afecto.

A los informantes obligados se les exige reportar únicamente cuando tienen una sospecha razonable de abuso infantil.  Un informante obligado no puede demorar su reporte hasta que obtenga pruebas del abuso infantil.  La ley define como “sospecha razonable”, cuando se tiene la presunción objetiva, basada en hechos que podrían hacer sospechar a una persona razonable, en una posición similar, de la existencia de abuso infantil, tomando en cuenta su entrenamiento y experiencia.

En California, hay cinco tipos de informantes obligados, a quienes la ley exige que reporten el abuso infantil.

El primer grupo es llamado, custodios de cuidado infantil, que incluyen a personal público y privado de las escuelas, como profesores, asistentes de profesores, asistentes de instrucción y ayudantes, y administradores, empleados clasificados con entrenamiento en prevención de abuso infantil, maestros del programa HeadStart, evaluadores o trabajadores de licencias, trabajadores de asistencia pública, empleados de instituciones de cuidado infantil, incluidos padres adoptivos temporales, personal de viviendas comunitarias, y personal de instalaciones de cuidado residencial, trabajadores sociales, agentes de libertad condicional o vigilada, policías escolares, empleados de programas de prevención y servicio comunitario para niños abusados o desatendidos, investigadores de la fiscalía, funcionarios de apoyo familiar, bomberos, agentes de control de animales y funcionarios de la sociedad humanitaria de animales.

El segundo grupo de personas que están obligadas a reportar, es el personal médico, que incluye doctores y cirujanos, siquiatras y sicólogos, asistentes de psicología, dentistas, residentes e internos, podíatras, quiroprácticos, higienistas dentales, optómetras y enfermeras(os) profesionales.

Además, entre el personal médico se incluyen también los técnicos de laboratorios clínicos, patólogos del lenguaje y especialistas del oído y los ojos, terapeutas físicos, optómetras, farmaceutas, técnicos siquiátricas, veterinarios, administradores de asilos de ancianos, dispensadores de ayuda auditiva, técnicos de emergencia médica, y paramédicos.

Entre el personal médico también se considera a los empleados de salud pública estatales y del condado, médicos forenses, consejeros matrimoniales, familiares y de la infancia, y sus aprendices e internos, trabajadores sociales clínicos licenciados, y personas que realizan autopsias.

El tercer grupo son miembros del clero, incluidos sacerdotes, ministros, rabinos, practicantes religiosos o funcionarios similares de una iglesia, templo o denominación religiosa reconocida.  Los miembros del clero están obligados a reportar el abuso infantil basados en la información obtenida durante el desempeño de su labor profesional.  Sin embargo, los miembros del clero no están obligados a reportar el abuso infantil o desatención, si el miembro del clero obtiene este conocimiento en el contexto de una comunicación penitencial, como una confesión sacramental o un rito de reconciliación.

El cuarto grupo de informantes obligados incluye empleados de oficinas protectoras de la infancia, como departamentos de policía y alguaciles y departamentos de libertad condicional y bienestar social.  Supervisores de visitas infantiles, bomberos, guardias de control de animales, y oficiales de la sociedad protectora de animales, también son informantes obligados.

Quinto, procesadores comerciales de películas y fotografías que observan cualquier filme, fotografía, grabación de video, negativos o diapositivas que muestren a un niño menor de 16 años participando en cualquier acto de conducta sexual, también están obligados por ley a reportar dichos casos de abuso sexual.

Todas las personas que han sido nombradas en esas diferentes profesiones, están obligadas a reportar el abuso infantil.  Un informante obligado que no hace un reporte a tiempo puede ser declarado culpable de un delito menor, sancionado hasta con seis meses de cárcel en una prisión del condado, una multa de $1.000, o ambas cosas.

Además, los padres o representantes del niño, o el representante nombrado por la corte pueden enjuiciar en una corte civil por cargos de negligencia a un informante obligado que no presente un reporte de sospecha de abuso infantil.

Las personas que están obligadas a reportar, deben inmediatamente llamar a una oficina de protección de la infancia y hacer un reporte dando su nombre. Los ciudadanos ordinarios pueden hacer informes anónimos, pero tienen que dar su nombre, su identidad puede o no puede ser mantenida en secreto. Usted se le puede obligar a testificar en un juicio criminal. Su identidad puede ser también revelada por medio de la ley de libertad de información.

Cuando se hace un informe telefónico, se le preguntará cierta información, como el nombre del niño, la ubicación actual del niño, la naturaleza y magnitud de la lesión, e información acerca del abuso.

Además del inmediato informe telefónico, los informantes obligados también deben enviar un informe escrito en las 36 horas siguientes de recibir información sobre el incidente, en un formulario especial disponible en una agencia de protección infantil.

Las personas que son informantes obligados están autorizados para tomar fotografías de victimas de abuso infantil, sin el consentimiento de los padres. A los médicos y dentistas también se les permite tomar rayos X de las victimas de abuso infantil, con el propósito de emitir un diagnóstico, sin el consentimiento de los padres.

Los informes sobre abuso infantil son confidenciales, y solo pueden ser entregados a ciertas agencias e investigadores. La violación a los requisitos de confidencialidad es un delito menor, y podría ser sancionado hasta con seis meses de cárcel, o $ 1,000 de multa, o ambas cosas.

El privilegio de confidencialidad de algunos profesionales no excluye ni excusa el mandato de reportar, como es el caso de los privilegios que existen en las relaciones entre el médico y el paciente, y el sicoterapeuta y el paciente. Enterarse de un caso de abuso infantil por medio de la comunicación con un paciente o cliente, debe ser reportado, sin importar que el paciente o cliente sea la víctima o el abusador.

Sin embargo, los miembros del clero no tienen la obligación de reportar casos de abuso infantil, si la información es recibida en el contexto de una comunicación penitencial como es el caso de una confesión, o un rito de reconciliación.

A fin de alentar a las personas a informar y publicar las leyes que obligan a reportar el abuso infantil, ahora la ley contempla que los empleadores de personas a las que se les exige reportar esos casos, hagan que los empleados firmen una declaración, provista por el patrono, la cual establece que ellos están al tanto de su deber de reportar y de su disposición a cumplir con esas condiciones.

Ahora bien, ¿podría ser usted demandado con éxito por reportar un presunto caso de abuso infantil?. No, si usted figura como informante obligado a quien se le exige reportar tales casos. Cualquier otra persona que reporta un presunto caso de abuso infantil es penal y civilmente responsable, sólo si se comprueba que se presentó un reporte falso, y que la persona sabía o debía haber sabido que el informe era falso, o preparó el informe sin poner la menor atención a la verdad y a la falsedad del informe.

Es un delito menor reportar a sabiendas un informe falso de abuso o negligencia infantil. Cualquier acción legal en su contra podría requerir que usted consulte un abogado. Si usted como informante obligado es demandado y gana el juicio, el estado podría reembolsarle honorarios razonables de abogados hasta por $ 50.000.

Los deberes de reportar son individuales para cualquier informante obligado que sospeche de abuso infantil. Ningún supervisor o administrador le puede impedir o evitar que usted presente un informe, y ninguna persona que presente un informe puede ser objeto de sanción por hacerlo.

La ley de California ofrece algunas protecciones a las personas que están obligadas a reportar y contempla sanciones civiles y penales para las personas que no reportan, como lo exige la ley.

Al aprobar la ley de reportes de abuso infantil, la legislatura de California reconoció que reportar un presunto caso de abuso y desatención infantil, involucra un delicado equilibrio entre el derecho de los padres a controlar y criar a sus hijos, imponiendo una disciplina razonable, y el interés de la sociedad en la protección y seguridad de los niños. La intención de la legislatura es proteger de abuso a los niños.

Si usted está obligado a reportar el abuso infantil, como exige la ley de California, contacte a los servicios de protección infantil listados en su guía telefónica bajo Departamento de Servicios Sociales Públicos del condado, o  a un organismo policial en su área. Para obtener una descripción de “Qué es abuso infantil”, por favor leer el mensaje SmartLaw número 411.

 

Back to Top

() -

 
 

Find a lawyer outside of California.