SmartLaw: Attorney and Lawyer Referral Service. Divorce, bankruptcy, criminal, accident, business
SmartLaw.org
Home
 
The Los Angeles County Bar Association Lawyer Referral and Information Service, the largest and oldest such service in the United States, has hundreds of pre-screened, qualified and insured lawyers in the Los Angeles area who can help you with your legal issues. Contact us now and our courteous, professionally trained staff will help you connect you with the right lawyer. The LRIS is a nonprofit public service of LACBA.

#762 Resolver disputas entre vecinos

mp3 762 “Resolviendo disputas con vecinos” (mp3 file)


Cuando surge un problema con sus vecinos y usted ya está cansado, he aquí algunas medidas que puede tomar:

Primero, traté de hablarlo. No descarte lo obvio. Antes de reportar su problema con el vecino a las autoridades, vaya donde el vecino; puede que no sepa que lo está molestando.

Por ejemplo, el perro que ladra y lo mantiene despierto en las noches, podría estar haciendo ruido sólo cuando no hay nadie en la casa; el propietario que trabaja los turnos de noche, puede que no sepa que el perro está creando problemas. El vecino que trabajó tan duro para pintar una jungla de neón  en su verja de 8 pies entre sus jardines, probablemente no tiene idea de que a usted no le parece bonita.

Asuma que el vecino no sabe que hay un problema, y le gustaría que le dijera. El hablar con su vecino en forma calmada y razonable, es un primer paso esencial. Incluso si ustedes dos terminan eventualmente llevando el problema ante un tribunal, el juez se mostrará más condescendiente si usted por lo menos ha hecho un intento de solucionar las cosas primero.

De modo que aunque le resulte incómodo ir donde la otra persona a hablar sobre lo que le molesta, no tiene nada que perder. Si usa tacto, podría resultar agradablemente sorprendido al enterarse que su vecino está dispuesto a contribuir a una solución.

Analice las reglas específicas que debe acatar que podrían lograr que tenga éxito o no en su enfoque hacia su vecino.

1. Abra líneas de comunicación. Mucho antes de quejarse, incluso antes de tener un problema, vaya a conocer a sus vecinos. El beneficio a largo plazo de esto es simplemente poder dirigirse a alguien por su nombre, incluso sentar las bases de buena voluntad podría ayudar enormemente cuando surge un problema. Esto es algo que cada uno de ustedes debe de hacer -- háganlo ahora. ¿Está demasiado ocupado o es muy tímido? El emprender este esfuerzo es más importante que sus excusas.

2. No se apresure. Cuando surge algún problema, existen varias razones para no apresurarse demasiado. No actúe cuando está enojado, ya se trate de ir corriendo en su bata de baño y pantuflas, gritar en el teléfono, o llamar a la policía, eso revela su falta de control y garantiza desastrosos resultados.

Pero aún más importante, usted necesita esperar para saber exactamente cuán serio es el problema --si será algo continuo, o sólo un caso de molestia. Necesitará más datos y por lo tanto más tiempo.

Suponga que se muda un nuevo vecino e inmediatamente se celebra una fiesta ruidosa que todavía sigue en pie a las 2 a.m., usted va a donde él todo enojado y trata de poner fin a su fiesta. Después se entera de que se trataba de una fiesta de cumpleaños, que de lo contrario su vecino es una persona muy callada y reservada. ¿Qué ha conseguido? Ha echado a perder su futura relación.

La misma regla de esperar a ver qué sucede debe respetarse cuando se trata de un perro ruidoso. Puede que su vecino esté cuidando de un perro durante una noche, o tratando de poner un perro nuevo afuera. Y podrá constatar si resulta o no --sin su ayuda.

¿Estéreo muy alto? Su vecino, puede que haya invertido varios miles de dólares en un nuevo sistema y quiera sentirse rodeado de la experiencia una vez.

¿Peleas y gritos? Las personas a veces pelean y en medio de de sus discusiones tienden a olvidar a los vecinos.

Estamos hablando de tolerancia, pero también buen sentido común. Es posible que usted también quiera escuchar su música alta en alguna oportunidad.

En vez de ir corriendo al teléfono, comience una lista de lo que está sucediendo para su satisfacción propia. Si el problema se repite, siga siendo tolerante, incluso si eso significa perder un poco de sueño. La tercera vez usted estará en mejor posición de tomar acción, y su lista le proveerá una prueba útil.

3. Escoja un lugar neutral. Mientras está ejerciendo su tolerancia y tomándose su tiempo, observe los hábitos de su vecino. ¿A qué hora llega del trabajo? ¿Riega las plantas a alguna hora en especial? ¿Cuándo saca su basura? ¿Toma viajes de compras o para ir a la lavandería?

Lo que usted quiere es encontrar un territorio en común, un lugar donde pueda encontrarse que no sea su territorio ni el de su vecino. Un estacionamiento, la acera, la lavandería, una tienda o los límites de la propiedad son todas buenas posibilidades. Escoja un lugar neutral para conversar, eso no los inhibirá y evita una defensiva territorial.

4. Hable sobre alguna otra cosa primero. Trate de encontrar a un tema de interés común. Hable sobre el clima. "¿Cree usted que la ciudad aprobará el referéndum de los parques?" "¿Qué piensa sobre los asaltos últimamente?" La idea de es comenzar la conversación antes de entrar a su queja. Una vez que estén hablando, puede sutilmente hablar sobre su problema.

5. Use una pregunta como respuesta. Imagínese el escenario perfecto (y usted lo ha logrado). Usted y su vecino están uno al lado del otro, regando sus plantas y quejándose sobre el clima. Usted mira hacia el enorme árbol de su vecino con sus amenazantes ramas e inocentemente pregunta: "¿Qué cree que se debe hacer con ese árbol?" Lo que ha hecho es pedirle su opinión en vez de decirle: "Odio ese árbol suyo; hagamos algo al respecto o de lo contrario..."

Mejor sería: "Ahora que el clima está más fresco y las ventanas están todas abiertas, ¿cree que podría bajar un poco el volumen del televisor?" O, "Las paredes en este edificio son tan delgadas que el sonido de las atraviesa. ¿Hay algo que cree que podamos hacer al respecto?"

Con la conversación primero, intereses en común, y terreno neutral, su vecino puede que le ayude a resolver el problema y de esa manera ha evitado una confrontación.

6. Diga cuál es su queja. Hay vecinos que no entienden o no quieren entender, y para entonces, usted ya sabe con quién está tratando. Si tiene que ir más lejos, haga la prueba: "Estoy seguro que usted sabe que su música (o su árbol, o su colección de autos viejos en el jardín) es algo que me molesta". Explique por qué está molesto, por ejemplo, si no pudo dormir el martes, jueves, ni sábado en la noche (recuerde su lista), que tiene miedo que el árbol se caiga, que considera que lo que está haciendo en su jardín afecta el valor de la propiedad en toda la calle.

No tenga miedo de decir que lo siente, que no le gusta estarse quejando. Que realmente lamenta tener que quejarse, y una vez que usted lo ha dicho, entonces es más fácil para su vecino también decirlo.

Tenga en mente una solución para el problema y ofrézcala. Por ejemplo, "¿Podría por favor mantener el volumen de su televisor más bajo después de las nueve de la noche en que yo me voy a la cama?" "¿Estaría dispuesto a cortar este árbol un poco antes de que provoque serios daños (tal vez podríamos cortarlo juntos)?"

Esté preparado a escuchar una queja en contra suya; su vecino puede que busque una desesperadamente. Descártela y mantenga una conversación amistosa ofreciendo algo como: "Por favor, dígame si hay algo que yo estoy haciendo que a usted le molesta".

7. Muestre consideración por su vecino. Si por alguna razón usted no puede valerse de un terreno neutral, vaya a dónde su vecino  a una hora razonable en que no esté propenso a molestarlo -- por ejemplo en la tarde un fin de semana. Si el problema también le afecta a otras personas (y por lo general es así), vayan juntos y quéjense juntos.

Algo tan básico como lo que usted lleva puesto puede afectar el resultado final. Vístase en forma casual. Si usted va donde su vecino en un traje con corbata y su vecino está en pantalones cortos, eso hace desaparecer la igualdad y la actitud defensiva es instintiva.

8. Nunca se queje en forma anónima. Por supuesto que es mucho más fácil poner una nota debajo de la puerta de alguien, que tener que enfrentarlo. Si es necesario que se queje por escrito como una primera medida, respire hondo y firme su nombre. Cuando otros también se ven afectados, haga que todos los demás firmen con usted.

Una nota anónima, una llamada telefónica o un informe a las autoridades pueden hacer que una situación se torne más difícil de lo que ya es. El vecino no puede responder y eso va en contra de su naturaleza humana. El resultado es un vecino que se siente aislado, que no puede confiar en nadie, que se torna sospechosos de todos --un mal vecino.

A veces toda la cortesía y sentido común del mundo no funciona. Algunos vecinos pueden ser muy desagradables, incluso peligrosos. Entonces tiene que recurrir a la ley para pedir ayuda.

Pero la mayor parte del tiempo, estas medidas funcionan.  En vez de crear úlceras, o tener que lidiar más tarde con una situación que se convierte en una guerra, habrá resuelto el problema mediante sus propios esfuerzos bien calculados. Habrá conseguido lo que todos queremos en nuestras vidas -- buenos vecinos.

Luego, revise las leyes locales. Si su vecino no coopera, averigüe si el comportamiento desagradable viola alguna ordenanza local. La mejor manera de revisar lo que cubren las ordenanzas de su ciudad o condado es ir a la biblioteca pública o a la biblioteca de derecho del condado --por lo general ubicada cerca de los tribunales -- y leerlas usted mismo. Haga copias de cualquiera que considere que es relevante.

Una vez que cuente con una copia de la ordenanza que cubre el problema, sus problemas podrían estar a punto de terminar. En la mayoría de los casos, el simple hecho de presentar una copia a su vecino resolverá el problema.

Si su primer intento de hablar cara a cara lo deja con muy poca esperanza, escriba una carta a su vecino. Mantenga un tono calmado y razonable, pero ponga énfasis de nuevo en la necesidad de resolver la situación desagradable --y adjunte una copia de cualquier ordenanza que pruebe que también es una violación de la ley.

Luego, trate mediación. Un mediador no tomará una decisión por usted, pero le ayudará a usted y a su vecino a decidir cuál es la mejor manera de resolver el problema. Los mediadores, tanto profesionales como voluntarios, están capacitados para escuchar a ambas partes, identificar problemas, mantener a todo el mundo enfocado en los verdaderos problemas y sugerir compromisos. El acatar el proceso le ayuda a todos sentirse que están siendo escuchados -- y a menudo eso pone a la gente en una mejor actitud.

La clave para cualquier mediación es que, contrario a una demanda, no es un proceso de adversarios. Usted no va a una mediación para argumentar su punto de vista. Ninguna persona que obra en calidad de juez le dirá lo que tiene que hacer. El resultado está en las manos de las personas en disputa; hasta que ambos estén de acuerdo no puede haber una solución.

A menudo una consecuencia de mediación es que las partes involucradas en la disputa descubren que el problema que pensaba que tenían con un perro ruidoso, o una verja fuera de lugar, no es el principal problema. Puede que resulte que la razón que un vecino no ha controlado mejor a su perro es que está enojado sobre el árbol del otro, que constantemente deja caer hojas en su lado de la verja. Si el vecino poda un poco de las ramas de que cuelgan sobre la verja, puede que descubra que su vecino ha encontrado la manera de hacer que su perro se comporte.

El mejor lugar para buscar un mediador es un grupo de mediación de la comunidad. Los gobiernos de las ciudades y condados a menudo ofrecen servicios de mediación o pueden referirlo a organizaciones que lo hacen. Llame a los tribunales para obtener información. El secretario del tribunal de reclamos menores, incluso emisoras de radio o televisión que toman llamadas de los consumidores, es posible que también puedan referirlo a un servicio de mediación. Por último, muchos de los Colegios de Abogados locales y estatales publican directorios de servicios de resolución de disputas a través del estado.

Luego, llame a las autoridades. Cuando usted ha tratado de resolver un problema por cuenta propia y no ha podido hacerlo, puede que sea ya hora de llamar a las autoridades. Por ejemplo, si usted ha repetido cortésmente en varias oportunidades a su vecino que quisiera que bajara el volumen de la música, y en vez de eso lo que hace es que ha subido más, entonces puede que tenga que llamar a la policía. Muchos pueblos cuentan con unidades especiales de ruido que responden a esas quejas.

En la primera queja, la policía probablemente se le advierta a la persona que está violando la ordenanza. Si el ruido continúa o se repite, la persona culpable podría ser citada y multada. Las multas por lo general, según cuántas violaciones ocurren, podrían ser de $100 la primera vez, $200 la segunda vez, y $300 la tercera.

Las ciudades o pueblos controlan muchos de los problemas comunes que los vecinos tienen entre sí, de manera que puede que usted necesite reportar una violación al departamento apropiado de la ciudad. El secretario de la alcaldía sabrá qué departamento tiene que llamar, y muchos departamentos están en la guía telefónica bajo los listados del gobierno de la ciudad. Por ejemplo, las oficinas del departamento de salud, control de animales y zonificación aparecerán en forma separada, especialmente en las ciudades grandes.

Cuando alguien se queja de la violación de una ordenanza, la ciudad o condado puede advertir a la persona, imponerle una multa, o tomar medidas para corregir el problema. A veces, si la persona no coopera, la ciudad corregirá el problema -- por ejemplo, limpiar la basura -- y luego factura a la persona responsable. En situaciones serias, el defensor de la ciudad o del condado, podría demandar a la persona para obligarla a que cumpla con la ley.

Si es necesario, demande a su vecino. En toda oportunidad en que las acciones poco razonables de otras personas interfieren con el disfrute de su propiedad, puede considerarse una "molestia privada". Si su vecino escucha música demasiado alta, o deja que su perro ladre toda la noche, usted puede demandar a su vecino por ser una molestia.

La mayoría de las personas se muestran reacias a demandar a sus vecinos, y así debería ser. Un litigio por lo general consume tiempo, resulta caro, y prácticamente garantiza que va a destruir lo que quede de una relación civil entre los vecinos. Pero si todo lo demás falla, considere llevar su demanda a un tribunal de reclamos menores. Si usted demanda por dinero, puede usar un tribunal de reclamos menores. Es fácil, barato  -- y no necesitará un abogado para el proceso. El hacer que al vecinos se le ordene que le pague, podría ser increíblemente efectivo para recobrar su paz y tranquilidad, y para sacar del medio un problema persistente. La cantidad por la que usted demande en un tribunal de reclamos menores está limitada en California a $7,500.

Una vez que usted ha sometido una demanda y ganado en un tribunal de reclamos menores, si los ruidos o los problemas no paran, usted puede volver a demandar mientras persista el problema. También, si otros vecinos se ven afectados y perturbados, únanse y exhórtelos a someter demandas también ante el tribunal de reclamos menores. Si 10 personas demandan por $7,500 cada uno, eso son $75,000. Vuelvan a hacerlo, y son otros $75,000. Esas sentencias cumulativas del tribunal en grandes sumas, podría ser la mejor persuasión para lograr que su vecino problemático se comporte.

Para obtener una orden del tribunal, haciendo que alguien ponga fin a una actividad, usted tiene que demandar en un tribunal regular --no un tribunal de reclamos menores -- lo que probablemente significa que tendrá que contratar a un abogado.

Este mensaje de SmartLaw se basa en extractos adaptados que aparecen en el libro de Los Angeles Times titulado, en inglés, "Neighbor Law: Fences, Trees, Boundaries and Noise" por Cora Jordan, publicado por la editorial Nolo en Berkley, California. Para obtener una copia, llame al teléfono gratis de la editorial Nolo al: 1-800-72 8-3555, o visítelos en: www.nolo.com.

 

Back to Top

() -

 
 

Find a lawyer outside of California.