SmartLaw: Attorney and Lawyer Referral Service. Divorce, bankruptcy, criminal, accident, business
SmartLaw.org
Home
 
The Los Angeles County Bar Association Lawyer Referral and Information Service, the largest and oldest such service in the United States, has hundreds of pre-screened, qualified and insured lawyers in the Los Angeles area who can help you with your legal issues. Contact us now and our courteous, professionally trained staff will help you connect you with the right lawyer. The LRIS is a nonprofit public service of LACBA.

#503 Vivir Juntos: Compra de una casa

mp3 503 Viviendo juntos- comprando una casa (mp3 file)


Un número creciente de personas en California están viviendo juntos sin estar casados. Pueden ser personas del mismo sexo, o personas de distinto sexo. Pueden estar teniendo una relación sexual mientras siguen juntos, o simplemente viven juntos para ahorrar dinero, o por compañerismo y protección mutua.

Si usted y un amigo deciden comprar una casa, un departamento de una cooperativa, o un condominio, igual que la mayoría de las personas ustedes probablemente necesitarán prestarse dinero para realizar la compra. En el pasado ha sido difícil para parejas que no están casadas obtener préstamos hipotecarios de bancos y otras instituciones prestatarias; por lo general el ingreso de sólo una persona se tomaba en consideración. Pero hoy, muchas más parejas no casadas están comprando un lugar donde vivir y están protegidos bajo la ley Federal de Igualdad de Oportunidad de Crédito que prohíbe la discriminación de crédito basado en el sexo o estado civil. Los bancos ahora tienen que tratar a las parejas que no están casadas de la misma manera que parejas casadas, y los bancos tienen que tomar en consideración los ingresos de ambos si dos personas que no están casadas compran una casa juntos. La Administración Federal de Vivienda también trata a las parejas no casadas de la misma manera que a las parejas casadas, tomando en cuenta el ingreso de ambas personas cuando se determina la capacidad financiera de comprar una casa.

Cuando dos personas obtienen un préstamo hipotecario o el documento de propiedad, están haciéndose personalmente responsables del pago total del préstamo. Una de las partes no puede rehusarse a pagar porque la otra parte no haya pagado lo que le corresponde.

Hay varias maneras en que se puede tener el título de una casa. Pueden tener el título como inquilinos juntos, si usted y su pareja tienen partes iguales de la propiedad y si desean que la propiedad se convierta en propiedad de la parte sobreviviente en la eventualidad de su muerte. Los inquilinos juntos tienen automáticamente el derecho a sobrevivencia, lo que significa que la parte que sobrevive asume título total de la propiedad si muere la pareja. Esto no es cierto en el caso de propiedad de inquilinos en común. Tal propiedad de pasa a los herederos del inquilino difunto, según las provisiones de su testamento o de acuerdo con las leyes de herencia interestatales cuando no existe un testamento.

Es particularmente importante para las parejas que no están casadas contar con acuerdos escritos o contratos entre ellos cuando compran una casa juntos. Ejemplos legales de acuerdos pueden encontrarse en libros de bajo costo sobre circunstancias viviendo juntos que están escritos por abogados de California. Éstos libros, puede encontrarse en su librería local o en su biblioteca.

Los acuerdos escritos son importantes porque existen preguntas difíciles que pueden surgir y que necesitan solucionarse de manera justa para ambas partes. Considere las siguientes preguntas:

  1. ¿Quién se queda con la casa si ustedes se separan y ambos quieren la casa?
  2. ¿Cómo deciden el valor de la casa si ustedes se separan?
  3. Si ustedes se separan y están de acuerdo en que uno se quedará con la casa y el otro comprará la parte de su pareja, ¿cómo se llevará a cabo la transferencia?
  4. Si uno de ustedes invierte más dinero en la casa que el otro, ¿cómo se toma en cuenta en el contrato la participación desigual?
  5. Si uno de ustedes se muda a la casa que ya es propiedad del otro, ¿qué pueden hacer para protegerse ambos legalmente?

Existen varias alternativas a cláusulas de contratos entre las que pueden seleccionar al redactar un contrato de compra de una casa entre usted y su pareja. Por ejemplo, su acuerdo escrito podría decir que si ustedes deciden separarse, uno o el otro se quedará con la casa y pagará al otro el valor de mercado justo por su parte en un plazo de 60 días a partir de la decisión de separarse o de lo contrario la casa se pondrá en venta y las ganancias se dividirán en forma equitativa entre los dos. También pueden otorgar autoridad a un árbitro para decidir quién comprará la casa o si la casa puede subastarse a la parte que está dispuesta a pagar el mayor precio por ella. También hay otras posibilidades.

El valor de la casa puede decidirse mediante mutuo acuerdo por escrito en cualquier momento, o un evaluador de propiedades licenciado puede usarse para determinar el valor justo en el mercado de la casa.

La transferencia de la casa a una de las partes podría lograrse si una de las partes refinancia la casa con una hipoteca mayor para obtener suficiente dinero para comprar la parte del otro, en cuyo caso la persona que se queda con la casa recibe el título de propiedad solamente a su nombre. Hay una gran variedad de alternativas disponibles.

Si una de las partes invierte más dinero en la casa, ya sea en el pago inicial o en los pagos mensuales, o en ambos, esto puede tomarse en cuenta cuando una compra la casa para ponerla a su nombre y la otra persona se limita a pagar alquiler. O la persona que contribuye más puede regalar la mitad de la inversión a la otra persona, y entonces ambos asumen título como inquilinos juntos.

Si una persona se muda a una casa que ya es propiedad de la otra, el que no es propietario puede simplemente pagarle alquiler al propietario. O la persona que se muda puede pagar al propietario la mitad del valor de la plusvalía de la casa, a cambio de un nuevo título en que aparezcan ambas personas como inquilinos juntos. También podría ser que el que no es propietario contribuye mensualmente una cantidad mayor, aumentando así su participación en el valor de la casa como un inquilino en común en el título de propiedad.

Estas preguntas y otras se pueden resolver mejor mediante un acuerdo escrito entre las personas que van a vivir juntas. El mejor momento para suscribir un acuerdo escrito sobre la compra de una casa es antes de llevar a cabo la compra. No espere hasta que surjan los problemas o las disputas. No dependa simplemente de un acuerdo oral. Póngalo por escrito. Puede que tenga que buscar un abogado que le ofrezca valiosa asistencia al redactar un documento de ese tipo o revisar un documento que ya ustedes han redactado.

 

Back to Top

() -

 
 

Find a lawyer outside of California.